lunes, 13 de abril de 2009

Ajenjo y miel



Yo contemplé el paraíso en tu piel
y tus ojos me hablaban
de océanos y mares,
de un baile que no le pertenece
a nadie más que a nosotros,
y aunque parezca que tengo prisa
y he cambiado mi vida de nuevo
y podría buscar en todos los libros que he leído
algo parecido a lo que estoy sintiendo
no sería original decirlo así.
¿Por qué no empezar con el final?
como bien hizo Orson Welles;
no, no tenemos fecha de caducidad
esto no es efímero, es eterno
así que nos lo tomaremos con paciencia,
siente lo que llevo adentro
sintoniza mis suspiros en tu oído
nuestro amor comienza hoy
y no terminara mañana.

Dame más de eso
dulce veneno que me das de beber
me ha fortalecido
ajenjo y miel,
Mi corazón bohemio late sin pausa,
no me disfrazo de promesas, sólo,
guarda espacio en tus brazos
cuando me ponga cerca de ti
masticaremos nuestros miedos
como siempre ha sido,
como siempre hemos sido:
pirómanos sin cura
jugaremos siempre con fuego,
alimento nuestra historia juntos
con versos contiguos
que no tienen final.
Nuestras fotos como los sueños,
serán siempre en blanco y negro.

Obra: S/T. Pasteles sobre papel Canson. 2009. RH.

2 comentarios:

Malalua dijo...

Bonito, bonito... Me encanta el toque erótico en su punto justo... :)

Ricardo dijo...

Gracias Malalua, estoy trabajando más esa parte, o son francamente directos, o no, y bueno, busco ese balance que me gusta...

Publicar un comentario

| Top ↑ |