jueves, 27 de agosto de 2009

Malva



Las colillas se apilan en el cenicero,
el frío de la noche seduce los huesos,
esa vieja lámpara que sólo enciende cuando está de buenas,
que orquestra tonos suaves en la penumbra,
que difumina tu piel en sombras malva.

Afuera la ciudad duerme o se mata en silencio,
adentro somos dos que soñamos,
literalmente, yo sentado en el suelo,
sin perder detalle del sublime espectáculo,
que está en la frontera del sueño y la realidad.

Esperaremos que amanezca,
ya el verano esta aquí, con el gran girasol brillando
ya podemos dejar de creer en causas humanas,
y dedicarnos a nosotros sin pausa
con la cadencia del mar.

No hace falta cambiar nuestras identidades
ni fingir sonrisas falsas a los que nos rodean,
ya somos maestros de nosotros mismos
como enciclopedia tenemos respuesta a todo
esperanto que hablamos con nuestros cuerpos.

(Con sonidos que apenas rozan el silencio).

Será como volar a grandes alturas,
sin visa, pasaje ni destino,
cuando nada más en este mundo te llena,
ajusta tu vista a los tonos violáceos,
libera tu sueño de la prisión de la mente.

Qué importan los grandes errores cometidos
si encontramos nuestro camino juntos
así como nunca se olvida el segundo antes del beso
ya el sol saldrá para hacer de esto un claroscuro
seguro estoy de que cuando la mañana venga estarás conmigo.

Obra: Malva. Lápices de colores sobre papel. 2009. RH.

9 comentarios:

Marie Augustine. dijo...

Me encanto.
Y si, no cabe duda: Jorge es eterno.

Odiseo de Saturnalia dijo...

Mirar como sueñan un sueño...
Entrar en él... aun sin ser invitado...
Y darte cuenta que el sueño es de dos...
Y eterno.

Pd. Gracias por dejarme descubrir este blog.

doble visión dijo...

"Así como nunca se olvida el segundo antes del beso"

que cierto que es esto! si lo más bello del beso es justamente el segundo antes!

saludos

Poetiza dijo...

Cuando se ama nada importa. Besos, cuidate.

Ricardo dijo...

Gracias Marie, así es, gracias por tu visita!

Odiseo, es un sueño del que nunca quieres despertar... gracias a ti por tus letras!

Doble, para mí ese es el mejor momento, el que más se recuerda, cuando las palabras sobran y el cuerpo busca comunicarse sin palabras

Poetiza, así es, lo demás pasa a segundo plano... igualmente, muchos besos para ti

Ladelmedio dijo...

Un texto lleno de dulzura y calma. Muy bonito el malva...
Saludos!!

Camille Stein dijo...

una vez encontrado el camino, se desvanece todo rastro de error...

magnífico texto

saludos

Veronika dijo...

Me atraparon los tonos y el esperanto que estoy aprendiendo...

Saludos

Ricardo dijo...

Ladelmedio, gracias, siempre me han gustado esos colores, nada usuales para representar la figura... ¡un beso!

Camille, así es, simplemente no hay que mirar atrás sólo atrapar el momento y que no se escape, besos...

Veronika, es muy rico hablar esos miles de idiomas (que no son ninguno en especial) con esa persona que amas... ¡un beso!

Publicar un comentario

| Top ↑ |